Foto: Especial

Un estudio realizado por la Universidad de Nagasaki, descubrió que uno de los factores que provocan este mal, tiene que ver con la ingesta de sal que se tiene al momento de ingerir los alimentos y el hecho de reducirla, podría beneficiar a la salud.

Tomohiro Matsuo, líder del estudio, mencionó “La micción nocturna es un problema real para muchas personas, sobre todo a medida que envejecen. Este trabajo plantea la posibilidad de que una simple modificación de la dieta podría mejorar de forma significativa la calidad de vida de muchas personas”, dijo en un comunicado de prensa de la ESU.

Para investigar este problema, Matsudo le pidió a más de 300 adultos japoneses reducir su ingesta de sal a lo largo de 12 semanas; todos los participantes presentaban problemas de sueño y un consumo importante de sal.

Al hacer los estudios correspondientes, notaron que la reducción de sal condujo a una disminución de las visitas nocturnas para orinar de un 2.3 a 1.4 veces por noche. La cantidad de veces que las personas necesitaban orinar durante el día también se redujo. Debido a ello, la calidad de vida de los participantes mejoró al sentirse más descansados en comparación, los casi 100 participantes cuya ingesta promedio de sal aumentó (de 9.6 a 11 gramos al día) tuvieron un aumento en los viajes nocturnos al baño de 2.3 a 2.7 veces por noche, reveló el estudio.

Deja tu comentario

  • (not be published)