Foto: Especial

Ciudad de México Durante un buen tiempo, las personas han creído que el concepto orgánico significa que puede aplicar con todo lo que queremos ingerir en el aspecto saludable, cuando en realidad no es así.

¿De dónde viene lo “orgánico”?

El concepto de algo orgánico viene gracias a la cuestión de la ecología, materiales que son benéficos para el medio ambiente, y por tal motivo, se ha venido usando para los alimentos que se cultivan en el campo y a la par, gracias al marketing lograron que la gente lo adquiriera por ser ‘más saludable’.

En realidad, la comida orgánica no tiene mucha diferencia a la comida convencional, pues estudios han demostrado que casi nulo el beneficio.

Además, es claro que son más caros, según estadísticas del mercado estadunidense, el 72% de los consumidores adquieren comida orgánica por razones de salud.

Un estudio publicado en los Annals of Internal Medicine encontró que no existe una diferencia sustancial en el contenido nutricional de los alimentos orgánicos en comparación con los producidos convencionalmente.

Por otro lado, Dena Bravata, de la Universidad de Stanford dijo al respecto que “no existe mucha diferencia entre la comida orgánica y la convencional, si eres una persona adulta y tomas tu decisión exclusivamente por motivos de salud”.

Un estudio posterior, que apareció en el British Journal of Nutrition, encontró que en efecto los alimentos orgánicos aportan más nutrientes que los convencionales, pero que la diferencia entre ambos es mínima.

Así que ya lo sabes, no te dejes engañar por la publicidad y no gastes demasiado, lo ideal es siempre balancear nuestra alimentación.

Deja tu comentario

  • (not be published)