Aleksei Makeev sufrió de severas contusiones, fruto de los golpes y pedradas que recibió cuando una multitud se aglomeró en una colonia popular en Cancún.

A pesar de que no se hicieron estudios sobre si el ciudadano ucraniano sufre de problemas de salud mental, el Hospital General “Jesús Kumate” le dio de alta, para trasladarlo a la cárcel, donde podría recibir el tratamiento de rehabilitación.

De igual forma, policías ministeriales condujeron a Makeev a la Fiscalía General donde se le levantaría una orden de aprehensión y se le haría una valoración médica.

Makeev abandonó el hospital en una silla de ruedas, con tan sólo el 25% de capacidad de fuerza del lado derecho del cuerpo e inmovilización del lado izquierdo.

El médico que le atendió indicó que el área de psiquiatría consideró que no requería medicarlo para controlarlo, pues se portó amablemente con los médicos y enfermeros que le atendieron, sin embargo, no profundizaron en si padece de algún trastorno mental.

Deja tu comentario

  • (not be published)