donald-trump-en-jerusalen

Foto: AP

Jerusalén.- En la historia de los presidentes estadounidenses, durante sus administraciones, no hubo quién visitara el Muro de los Lamentos, pero Donald Trump se convirtió este lunes en el primer mandatario en llegar a este lugar sagrado del Cristianismo y el Judaísmo, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en lo que la comunidad internacional considera territorio palestino ocupado.

Por años, los mandatarios de Estados Unidos e Israel evitaron este itinerario por el significado político que tiene, al estar en la zona oriental del viejo continente, ocupada por el segundo en la Guerra de los Seis Días de 1967, anexionada en 1980 con la condena de la ONU, y que los palestinos reivindican como capital de su futuro estado.

A su llegada, Trump visitó en primera instancia el Santo Sepulcro, donde la tradición cristiana sitúa el lugar de la crucifixión, enterramiento y resurrección de Jesús, que visitó rodeado de representantes de las iglesias ortodoxa, griega, armenia y católica.

Además, el magnate estuvo acompañado de su esposa Melania, su hija Ivanka y su yerno, Jared Kushner, quienes juntos pasearon por las estrechas callejuelas del zoco escoltados por religiosos revestidos de ceremonia, que golpeaban rítmicamente el empedrado con bastones.

donald-trump

Foto: Diario Tiempo

Al estar en la iglesia se detuvieron en el Calvario o Gólgota y la Piedra de la Unción, lugar donde se preparó el cuerpo de Cristo tras ser bajado de la cruz, así como también en la tumba de Jesús y el relicario del Patriarcado Griego Latino.

Posteriormente, la comitiva se desplazó al Muro de las Lamentaciones, a poco metros del Santo Sepulcro, acompañada del rabino del muro, Shmuel Rabinovich.

En el muro, el presidente, con la cabeza cubierta como es preceptivo por una kipá, rezó unos instantes mientras tocaba las grandes piedras, y siguiendo la tradición, depositó en los intersticios un papel con una petición.

Visita Las Américas Post Facebook.

Deja tu comentario

  • (not be published)