mascota

Foto: Vix

En los últimos años ha incrementado el pensamiento de que las las mascotas son un miembro más de la familia, pues estos pequeños amigos inseparables permanecen en casa de forma natural,
no obstante en ocasiones se desconocen los peligros que existen para su salud y de las personas.

Las infecciones que causan los parásitos son más habituales de lo que parecen. A veces no nos percatamos de la situación, pero hay ocasiones en que pueden traer serios problemas, por eso la importancia de permanecer al tanto de su bienestar.

Muchos de los parásitos llegan a un animal a través de sus hábitos naturales de comportamiento.

Los gatos, por ejemplo, muy dados a la caza, suelen atrapar roedores que son portadores de tenias y gusanos pulmonares; cuando se acicalan, ingieren los parásitos externos que tienen, y además, en esos momentos en que salen de casa, entran en contacto con distintos parásitos y corren el riesgo de infectarse e infectarnos.

Las garrapatas, gusanos pulmonares o el gusano del corazón, muy habituales en la naturaleza, pueden llegar a ser mortales para la mascota, y ocasionar serios problemas de salud en el resto de nuestra familia.

Siempre es mejor comenzar con la prevención.

Lavarnos las manos con frecuencia o limpiar los excrementos de nuestras mascotas a diario, estas son algunas de las recomendaciones; para las mascotas sería, cepillar su pelo de forma habitual para evitar que aparezcan enredos que acumulen suciedad y microbios, así como alimentarlos con la comida adecuada o bañarlos habitualmente.

No olvidemos la pauta de desparasitación más adecuada, dependiendo de su edad y forma de vida.

Deja tu comentario

  • (not be published)