Si Hidalgo fue la figura carismática de el movimiento de Independencia, Allende fue el estratega. Militar de carrera, Ignacio fue quien le dio forma a la conspiración independentista surgida en Querétaro.

Hijo de españoles, nacido en San Miguel El Grande, Guanajuato, en 1769. A pesar de ser militar de carrera, formado en las fuerzas realistas, Allende se interesó por la lucha en favor de la independencia y por ello se acercó a varias juntas conspiracionistas, hasta que finalmente estalló el alzamiento en Dolores, Hidalgo con el “Grito”.

Allende fungió como teniente de las fuerzas insurgentes, mientras que Hidalgo recibió el rango de capitán, aunque en realidad Allende era el verdadero estratega en el campo de batalla.

Pese a lo que pudiera pensarse, si algo caracterizó a Ignacio Allende fue su respeto absoluto por la población civil y por los prisioneros de guerra, a quienes no acostumbraba castigar ni fusilar.

Buscaba contagiar a sus tropas esta manera de conducirse, el problema era que, según se dice, Hidalgo era muy laxo y permitía excesos en las filas insurgentes, siendo éste uno de los principales puntos de quiebre entre ambos líderes.

Finalmente, Allende fue apresado en Acatita de Baján, Coahuila, junto con Hidalgo, Abasolo, Aldama y Jiménez, siendo fusilado el 26 de junio de 1811.

Deja tu comentario

  • (not be published)