Por medio de una carta, Rubén Ramírez Cárdenas dijo que no se disculparía por “un crimen que cometió otro”.

Rubén Ramírez Cárdenas finalmente fue ejecutado la noche del miércoles por violar y asesinar a su prima Mayra Laguna en 1997.

Pese a las peticiones de clemencia que incluía al gobierno mexicano y otras organizaciones, la justicia texana le aplicó la pena capital al individuo de 47 años y nacido en Guanajuato.

Las autoridades penitenciarias de Huntsville, Texas, declararon sin vida a Ramírez Cárdenas a las 22:26 horas.

Tras su muerte, en redes circuló una carta que escribió el mexicano donde señalaba: “No puedo ni quiero disculparme por un crimen que cometió otro, pero volveré por justicia”.

Por su parte, la familia de Mayra Laguna emitió una misiva donde señalaron que la justica llegó luego de 21 años.

Deja tu comentario

  • (not be published)