En el estado de Michoacán aparecieron abandonados 300 tiburones muertos, 50 estaban a la vista y el resto en costales. Según autoridades, todos estaban semicongelados, sin aletas, cabezas ni vísceras.

Las personas que descubrieron el hecho fueron los vecinos de la comunidad de Monteleón en el municipio de Yurécuaro, quienes al deambular por la zona percibieron un olor fétido, por lo que llamaron a las autoridades.

Al lugar acudió el personal del Ministerio Público, abrió una carpeta de investigación y se notificó a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para que tome cartas en el asunto.

Cabe señalar que traficar aletas de tiburones es considerado como uno de los principales mercados de comercio ilegal debido a que sirven para elaborar una sopa tradicional a la que añaden, además de las aletas, cartílago de tiburón, caldo de pollo o cerdo y otros condimentos.

Deja tu comentario

  • (not be published)