Este lunes el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), reveló que los hombres ganan en promedio 34 por ciento más que las mujeres, pese a tener el mismo nivel educativo y realizar el mismo trabajo.

De acuerdo con el estudio “Discriminación estructural y desigualdad social”, la brecha salarial es hasta de 194 por ciento para las mujeres que trabajan en actividades agrícolas; de 113 por ciento para trabajadoras manuales, y de 97 por ciento para quienes venden en pequeños comercios.

“Esto significa que el principio: ‘a trabajo igual, salario igual’ no se respeta por razones de género, poniendo en desventaja a las mujeres”, señaló el Conapred.

Con el fin de cerrar la brecha salarial, el ingreso de las mujeres debe aumentar en un tercio, agregó el autor del estudio, Patricio Solís y destacó que, además de ganar menos que los hombres, las mujeres sufren obstáculos para integrarse al mercado de trabajo.

Según el INEGI, hasta 2016 el 42 por ciento de las mujeres de 15 años o más forman parte de la población ocupada contra un 75 por ciento de la población de hombres.

Solís indicó que la inserción desigual al mercado se debe a prácticas de exclusión hacia las mujeres, fundamentadas en estereotipos.

“Estas prácticas podrían adquirir varias modalidades: autoexclusión a partir de preferencias fundadas en estereotipos de género; obstáculos para ejercer ciertas ocupaciones, sustentados ya sea en prejuicios o estereotipos”, explicó.

Por otro lado, una parte no puede adentrarse en el mercado laboral porque no pueden compatibilizar el trabajo con sus labores domésticas, o porque los hombres las mantienen excluidas.

Deja tu comentario

  • (not be published)