Durante una entrevista para promocionar su más reciente libro, el expresidente Bill Clinton se refirió al caso Lewinsky, señalando que no le debe ninguna disculpa a su examante.

“No se la debo. Dije públicamente en más de una ocasión que lo lamentaba. La disculpa fue pública”, recalcó el exmandatario.

Sobre si debió haber renunciado a la Presidencia tras el juicio de impeachment, por haber mentido bajo juramento sobre su relación extramarital con la exbecaria, Clinton declaró que hizo lo correcto y que defendió la Constitución.

Sobre el movimiento “#MeToo”, Clinton lo aplaudió, aunque mencionó que tiene “algunas dudas sobre algunas de las decisiones tomadas”, sin profundizar al respecto.
Este posicionamiento generó reacciones encontradas, ya que algunas voces criticaron la falta de remordimientos del expresidente, tras 2 años de relación con la que en ese entonces tenía 22 años de edad.

Deja tu comentario

  • (not be published)