El Gobierno guatemalteco reconoció que hubo tardanza en la implementación de la alerta volcánica, lo que motivó que las consecuencias fueron de gran magnitud.

Las autoridades señalaron que todo se debió a un problema de comunicación entre el Instituto de Vulcanología y los miembros de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

Los responsables de ambas instancias se responsabilizaron mutuamente por la lenta reacción, durante una reunión extraordinaria en el Congreso.

Los vulcanólogos acusan que Conred no atendió la notificación de emergencia, en la que se indicaba que el Volcán de Fuego estaba en “erupción peligrosa”.

De hecho el primer boletín se emitió a las 06:00 horas del domingo, en donde se señalaba la presencia de flujos piroclásticos, es decir, 8 horas antes de que Conred comenzara con los esfuerzos de evacuación.

Por su parte, el jefe de la Coordinadora, Sergio Cabañas, aceptó la lentitud de reacción, pero responsabilizó a los vulcanólogos, señalando que sus comunicados fueron poco explícitos, por lo que no daban un panorama real de la emergencia.

Por este motivo, la Fiscalía de Guatemala abrirá una investigación para deslindar responsabilidades y sancionar si es que así se requiere.

Deja tu comentario

  • (not be published)