Tras sostener su primer cumbre bilateral con Vladimir Putin, Donald Trump fue “apaleado” por varias figuras de la política de Estados Unidos, incluyendo a sus mismos compañeros de partido, quienes criticaron su postura ante el líder ruso.

Y es que el mandatario norteamericano expresó en una rueda de prensa conjunta con su contraparte de Rusia, que no hay ningún indicio de injerencia rusa en las pasadas elecciones presidenciales, además de que buscarán la normalización de relaciones.

Una de las voces más críticas sobre este hecho fue la de Paul Ryan, jefe de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, perteneciente al Partido Republicano (del cual proviene Trump), quien indicó que el presidente debe tener claro que Rusia no es su aliado.

“No hay duda de que Rusia interfirió en nuestras elecciones y que continúa con sus intentos para socavar la democracia aquí y en todo el mundo”, indicó Ryan.

Otro líder republicano fue aún más duro contra Trump, se trata del senador de Arizona, John McCain, quien declaró que esta fue “una de las actuaciones más vergonzosas de un Presidente estadounidense que recuerde”.

Deja tu comentario

  • (not be published)