El problema migratorio no sólo se da en Estados Unidos, sino en México también, ya que se carece de la capacidad necesaria para poder dar alojo a los niños migrantes que ingresan al país.

Patricia Martínez, subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación (Segob), reconoció que la situación ha crecido a tal nivel que ya está rebasando la estructura del Gobierno federal.

Cada mes ingresan a territorio mexicano cerca de 2 mil 900 menores, mientras que la infraestructura del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) es capaz de dar alojo a tan sólo el 10 por ciento.

Y es que la subsecretaría señala que los menores no deberían estar en las instalaciones del Instituto Nacional de Migración, sino en centros del DIF.

“La obligación (de darles alojamiento) es de los sistemas DIF, tanto nacional como estatales, y sí hemos tenido algunos problemas porque la infraestructura no es suficiente”, apuntó la funcionaria.

Deja tu comentario

  • (not be published)