Tras varias semanas de tensión, el Gobierno de Estados Unidos logró un acuerdo preliminar con la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), para aplicar un plan de reunificación de familias inmigrantes.

Este jueves se realizó la presentación judicial del plan, con el que según el Departamento de Justicia estadounidense se podrá garantizar un proceso eficiente para reunir a los menores migrantes retenidos con sus padres.

Por su parte, la ACLU manifestó que el plan es “insuficiente”, ya que “el gobierno argumenta que los padres y niños deportados sólo pueden reunirse en sus países de origen. Esto significa que los padres no podrán reanudar los reclamos de asilo y que es posible que los niños tengan que renunciar a los suyos”.

A pesar de esto, se llegó a un acuerdo preliminar, debate que será ampliado esta tarde.

Esta representa la segunda etapa de actuación del Gobierno de Estados Unidos para reunir a los niños migrantes con sus padres, tras la aplicación de la política de “tolerancia cero” de Donald Trump.

Por el momento hay 541 niños que permanecen en territorio estadounidense sin la compañía de sus padres.

Deja tu comentario

  • (not be published)