Este martes arrancó un capítulo más de las investigaciones del fiscal especial Robert Mueller, en este caso contra Paul Manafort, exjefe de la campaña presidencial de Donald Trump.

A Manafort de le acusa de fraude bancario y fiscal, al ocultar la recepción de pagos millonarios otorgados por oligarcas rusos, cercanos al gobierno de ese país, y por haber mentido para la obtención de préstamos bancarios.

Cabe señalar que las investigaciones en cuestión no se relacionan con su papel como jefe de campaña del ahora presidente de Estados Unidos, sino por sus servicios al presidente de Ucrania Victor Yanukovich (2010 – 2014), trabajo por el cual recibió cerca de 60 millones de dólares, los cuales no reportó ante las autoridades fiscales.

Por el momento son 18 los cargos que se han presentado contra Manafort y el cerco en torno suyo se hace cada vez más pequeño, puesto que varios exsocios han decidido colaborar con la investigación a cambio de recibir sentencias reducidas, como el caso de Rick Gates.

Se estima que este juicio dure cerca de tres semanas, en caso de ser hallado culpable, el exjefe de campaña de Trump recibiría una sanción de hasta 305 años de prisión.

Pero esto no es todo, ya que en septiembre deberá enfrentar un juicio más, ahora por los delitos de conspiración, obstrucción de la justicia y actuación ilegal como agente para un gobierno extranjero.

Deja tu comentario

  • (not be published)