El senador republicano estadounidense John McCain, quien fuera rival del expresidente Barack Obama en las elecciones de 2008, falleció este sábado 25 de agosto, a los 81 años debido a un cáncer cerebral.

McCain murió rodeado de sus seres queridos en Sedona, Arizona, un día después de que su familia diera a conocer que había decidido suspender el tratamiento de su cáncer cerebral que lo había alejado de la política en los últimos meses.

Prisionero de guerra torturado por sus captores en Vietnam, el senador y excandidato republicano a la Casa Blanca en 2008, John McCain, fue considerado siempre como un político independiente con ideales que a menudo lo enfrentaron con su partido, y recientemente, con el mandatario Donald Trump.

A McCain también se le calificó como un “héroe” de carácter fuerte y hasta cierto punto contestatario, lo que lo llevó a tener problemas durante su época de estudiante en la base militar.

En un reportaje hecho por el diario La Vanguardia acerca de McCain, se indica que el senador por Arizona se definió a sí mismo como un “joven fuera de foco y rebelde”, que estuvo a punto de ser expulsado de la academia militar en varias ocasiones, pero que fue capaz de transformar una vida que, reconoció, estuvo llena de “errores”, aunque al final trató de servir a su patria.

Tal distintivo rebelde, indica el periódico español, lo demostraría al oponerse a varios presidentes, en particular a Trump, por sus planes para revocar la reforma sanitaria del expresidente Barack Obama y la construcción de un muro fronterizo con México.

El medio también señala que, en diversas entrevistas con la agencia noticiosa Efe, el legislador no dudó en ir contra su partido y un mandatario al que criticó asegurando que la seguridad de la frontera dependería más del uso de tecnología que de un muro, la que Trump convirtió en eslogan de su campaña y mandato.

La reacción de Trump

Como bien lo indica CNN, en circunstancias normales, se podría esperar que un presidente emita una declaración formal para referirse al fallecimiento de una figura política tan importante.

Sin embargo, Trump simplemente escribió un tuit, y aunque los miembros de su familia inmediata elogiaron el carácter y la contribución de McCain, el mandatario estadounidense no lo hizo.

“Mis más sinceras condolencias y respeto van a la familia del senador John McCain. ¡Nuestros corazones y oraciones están con ustedes!”, fue lo que se limitó a decir el presidente vía Twitter.

Por su parte, el diario The Washington Post informó el domingo que pese a la decisión del mandatario de no referirse públicamente a la trayectoria del legislador, la secretaria de Prensa, Sarah Sanders, y el secretario general de la Casa Blanca, John Kelly, defendieron que McCain sea llamado un “héroe”.

Los servicios funerales

El próximo sábado 1 de septiembre se llevará a cabo el funeral del veterano de guerra, McCain, y el domingo será enterrado. Según medios locales, el funcionario será enterrado en la Academia Naval de Annapolis, Maryland, después de breves estancias para honores en Washington y Arizona.

Respecto a los servicios funerarios que se celebrarán en la Catedral Nacional de Washington, debe subrayarse que el senador McCain dio instrucciones de que Donald Trump no fuese convocado a los mismos. En su representación, señaló, prefería que asistiera el vicepresidente Mike Pence.

Ha trascendido que dicho evento puede convertirse en la reunión más grande del establishment político y de las élites globales hasta ahora visto durante la presidencia de Trump.

De acuerdo con CNN, la ausencia del presidente y “la incapacidad de llevar a una nación agradecida de luto reflejarían elocuentemente, para McCain, la fractura con las clases dominantes tradicionales de que logró centrarse en su campaña de 2016 y que se ha convertido en motivo de su presidencia”.

Deja tu comentario

  • (not be published)